¿Cómo el tarot terminó siendo considerado magia?

Todos conocemos a alguien que cree en el tarot, pero ¿cómo fue que una baraja de cartas terminó relacionada con la magia y la adivinación? Si te has hecho esta pregunta, a continuación, nosotros vamos a darte algunas respuestas.

Y si crees que esto es simplemente palabrería, sólo tienes que ver que Alicia Collado cuenta con opiniones tan positivas que simplemente no podrás dudarlo.

¿Cuándo empezó la relación de la magia y el tarot?

El inicio de todo puede darse a finales del siglo XVIII y en las primeras décadas del siglo XIX. Concretamente en 1781 cuando un clérigo suizo llamado Antoine Court de Gébelin realiza su icónica publicación: Le Monde Primitif.

Éste era un estudio, totalmente especulativo sobre lo concerniente al simbolismo religioso en la antigüedad, concretamente a su influencia o remanentes en la modernidad.

Aquí aparece por primera vez el simbolismo dado al tarot de Marsella y este clérigo argumentó que dichas cartas no era otra cosa que la representación de Isis y Thot, dioses egipcios que eran considerados herejes en la religión cristiana.

Lo más curioso es que una vez fueron descifrados los jeroglíficos egipcios, quedó totalmente al descubierto que las afirmaciones hechas por el religioso eran absurdas, pero ya era tarde: las cartas del tarot ya eran identificadas con el Libro de Thot dentro de la práctica ocultista.

¿Para qué se hicieron en concreto las cartas del tarot?

No se tiene en claro, dado que ya en el siglo XVIII se usaban para predecir la fortuna por Jean-Baptiste Alliette, en la ciudad de Bolonia, quién desarrollaría un método único de adivinación ocultista, que bautizaría como Etteilla, que no es otra cosa que las letras de una parte de su nombre al revés (Alliette).

Sin embargo, lo particular de este sujeto es que es el responsable del diseño esotérico del tarot, además de que le añadió a éste diversos significados astrológicos y algunos motivos egipcios.

Esto implico la deformación o alteración de algunos de los diseños tradicionales del tarot de Marsella. Curiosamente, este tipo de cartas, es decir, el mazo de Etteilla todavía puede adquirirse en algunas tiendas especializadas.

Pero ¿cuándo se hizo popular?

Nada más y nada menos que durante el reinado de Napoleón I y como dato curioso: todo es culpa de su mujer, Josefina de Beauharnais, que sería conocida como la primera esposa de Napoleón.

Para ser más exactos, todo ocurrió cuando conoció a Marie-Anne Le Normand, quién, bajo el beneplácito de la esposa del rey, daría popularidad a las profecías y al arte adivinatorio por medio del tarot.

Finalmente, como verás, pese al uso que se le da hoy al tarot, tenemos que reconocer que llegó ahí a través de malas interpretaciones y excelentes relaciones personales con personas muy puntuales.

Así que sino te has animado a hacerte alguna lectura pensando que es cosa del diablo ¡piénsatelo dos veces! Puede que descubras que también es otra confusión que se dio a lo largo de la historia.